SALINILLAS, LABASTIDA, SAMANIEGO, VILLABUENA Y BAÑOS DE EBRO

LABASTIDA
TARDOANTIGÜEDAD, 400-800 d. C. 

Hasta el siglo X, encontramos centros de veneración que dan servicio a una población dispersa en pequeños núcleos de explotación agroganadera, actuando como auténticos focos organizadores y dinamizadores del espacio agrícola. A través de la red parroquial se captaban excedentes campesinos en forma de diezmos que luego se canalizaban hacia núcleos de mayor envergadura (San Millán, Leire o Iratxe, entre otros).

SANTA SABINA de REMÉLLURI y  EL SANTO CRISTO en LABASTIDA

Se constata la existencia de ciertos centros político-militares ubicados en la sierra de Cantabria, durante la ocupación musulmana del Valle del Ebro que materializan en las plazas conocidas de BURADÓN y TABUÉRNIGA que en este momento histórico parecen remitir a un aprovechamiento económico de base forestal y ganadera en altura.

TABUÉRNIGA: Una civitate, centro de poblamiento con una  elevada significación política y social adquirida en tiempos de avance del mundo musulmán. Se trataba muy probablemente de una fortaleza y de un centro administrativo desde el que se controlaba políticamente un territorio frontera natural, los Montes de Toloño.

SALINILLAS DE BURADÓN

TARDOANTIGÜEDAD, 400-800 d. C.

CASTRO de BURADÓN: Se ha constatado la asociación entre un castro y un conjunto eclesiástico asociado a un cementerio y a construcciones domésticas. Es probable que este yacimiento contase con un recinto fortificado y que pueda interpretarse como uno de los castra tardoantiguos que jugaron un papel relevante en la jerarquización y articulación de este territorio tras la desarticulación del dominio romano.